Capricornio y la Madreselva

Capricornio y la Madreselva

 

Para traspasar el año nos acompaña Capricornio y la Madreselva es una de sus plantas.

El signo de Capricornio es un signo de Tierra y se le considera un signo frio y calculador aunque a veces esta frialdad no es más que una máscara para asegurarse un dominio sobre el mismo. Es también un ser lento que se caracteriza por la paciencia, perseverancia, estabilidad, meditación, pesimismo, soledad o melancolía y con un nervio duro, sólido como una roca que tiene un gran equilibrio para dominar los sentimientos y la dureza de carácter: Aplomo, sangre fría, disciplina, obstinación…

 

Así podemos describir a Capricornio y la Madreselva es una de las plantas que lo representa, una planta trepadora que hace unas flores blancas, amarillas o rosas con una fragancia muy agradable. Las flores tienen muchas propiedades, entre ellas una tan característica como el signo al que representa, las flores de la madreselva tienen propiedades calmantes pero como siempre os recomendamos no utilizar las plantas sin un buen asesoramiento previo.

La madreselva quiere mucha luz pero de forma indirecta, no le gusta que le toque el sol, si queréis saber más cosas de cómo cuidarla no dudéis en pasar por la tienda donde os ampliaremos toda la información que necesitéis.

 

Nosotros os dejamos aquí con una de sus leyendas.

La madreselva como hemos dicho es una planta trepadora y se enreda en los troncos de los árboles igual como si estuviera abrazada a ellos; según los antiguos, igual como una mujer se abraza al hombre que ama. Hay quien la relaciona con la leyenda de Tristán e Isolda o a la de uno de los caballeros de la “Mesa Redonda” del mito del Rey Arturo, siempre historias de amor que no pudieron ser en vida pero que perduran en la muerte al igual como, según se dice, se amaron la madreselva y el avellano, que se unieron de tal manera que al separarlos empezaron a morir.

Capricorn i la Mareselva

Politica de Privacitat